CONSEJOS Y EXPERIENCIAS EN EDICIÓN DE LIBROS

"Aquel día, cuando terminó la presentación, me sorprendió ver la cantidad de personas que me dijeron que ellos también tenían un libro escrito ¡Qué pocos lo han publicado!". Este blog es para dar consejos de cómo publicar un libro por nuestra cuenta.

Author Rank de Google


No hay que descuidar la autopromoción...

Os recomiendo este artículo para saber cómo establecer la autoría de lo que publicamos en Internet:
http://www.edicionlibroindie.com/marca-personal/la-importancia-del-author-rank-para-los-escritores/

Fuente: http://www.seocom.es/blog/media/author-rank1.jpg

Autor Indie

¿Qué significa ser un autor indie?

Quizás convenga saber cómo lo define Wikipedia, ya que la RAE no la ha recogido aun:
https://es.wikipedia.org/wiki/Indie_%28subcultura_contempor%C3%A1nea%29

"La cultura indie deviene de la llamada música independiente, surgida en la década de los años ochenta. Es precisamente a partir del término ‘’independent’’ que surge el concepto ‘’indie’’abarcando a todas aquellas propuestas que se ubican fuera de los límites de lo sugerido por la cultura principal o mainstream.
Actualmente el término se retoma para denominar a un grupo de la población que está compuesto en su mayoría por jóvenes y adolescentes que comparten un estilo, una ideología, una forma de ser y estar en el mundo. O dicho de otra forma: un modo de vida caracterizado por rechazar aquellas formas imperantes en determinado contexto e influenciados por los aspectos que menos se evidencian dentro de dicha cultura dominante"

Atendiendo a esta definición,  ¿queremos ser autores indie?
¿El autor indie realmente quiere funcionar al margen de lo establecido, de las editoriales, de los grandes grupos editores?
¿O nos autoeditamos porque no tenemos más remedio, porque puede que nunca nos editen o porque esa independencia nos permite una libertad que el contrato no nos permitiría?

Quedan estas preguntas para la reflexión... y el debate.

Y si te animas, échale un vistazo a esta Web: http://www.indiewriter.net/

Fuente: http://www.indiewriter.net/



Guía de autoedición de libros

Si desea adquirir la "Guía de autoedición de libros", en su versión ebook, al fantástico precio de 1 euro, puede hacerlo a través de este enlace:

"Guía de autoedición de libros", formato ebook, en Lulu.com.

Si por el contrario, desea la versión impresa, podrá hacerlo en este otro enlace:

"Guía de autoedición de libros", formato impreso, en Lulu.com.


Cuentas reales


Y es que hay que ser optimista, pues nosotros somos los primeros que tenemos que creer en nuestra obra. No vale la falsa modestia a la hora de creer en nuestra obra.
—¡Sí! ¡Es un gran libro! ¿Algún problema?
La arrogancia nos cerrará las puertas, pero la confianza en nuestro trabajo, la educada insistencia y la amabilidad, nos las abrirá.
Muchas veces la editorial, con el ánimo de que le encarguemos el libro, dice el precio y más abajo explica: “si vende usted tanto libros, amortiza la tirada”, pero no dice nada más.
Por eso vamos a poner un ejemplo real de lo que puede costar un libro, siguiendo con el caso anterior.
Todos los factores que debemos tener en cuenta son:
- La impresión en sí misma.
- El IVA (en los libros para España es el 4%).
- Los portes (es decir, hasta que nos llega a casa).
- El gasto previo de la propiedad intelectual: 12-13 euros.
- La publicidad que queramos hacer.
- El gasto de la presentación, si la hay: alquiler y aperitivo.
Estas son las cuentas reales. Por lo tanto, si un libro nos dicen que cuesta 2,8 euros, lo más probable es que, sumando todo lo anterior, se nos quede en 3,5 euros mínimo.
De modo que hay que calcular muy bien el precio de venta al público, en una combinación de nuestro gasto final, más comisión de distribuidora o librería, más margen de ganancia teniendo en cuenta que igual no vendemos toda la edición, más precio que guste al cliente.

A continuación, expongo un caso real, el de mi libro anunciado arriba "Guía de Autoedición de Libros".
Se trata de un trabajo de ochenta páginas, impreso en blanco y negro, aunque su versión digital esté en color.
¿Cuánto cree usted que valdría imprimirlo? ¿Se le ocurre una cifra?
Veamos qué es lo que me piden en unos u otros sitios (entre paréntesis figura lo que cuesta la tirada de ese número de libros):

Nº DE LIBROS
LULU.COM
QVEEDICIONES
PRINTCOLOR
1
4,14 €

38,72 €
25
2,76 € (69 €)

4,2 € (105 €)
100
2,49 € (249 €)

2,08 € (208 €)
300

2,39 € (718 €)
1,53 € (458 €)
500

1,57 (785 €)
1,48 € (740 €)
1000

0,87 € (870 €)
1,33 € (1325 €)

Qué diferencias ¿verdad? ¡Y por calidad final igual o muy similar!
Si a estas cantidades les sumamos todo lo que viene después, a lo que hay que añadir los porcentajes de ganancias de libreros o distribuidores ¿no merece la pena buscar la impresión más barata dentro de una calidad parecida?
En todos los países hay empresas que trabajan así. Es cuestión de buscar las que más nos favorezcan.

Ha llegado el momento: a vender (y IVª PARTE)


Los enlaces más útiles o fundamentales sobre distribuidoras en España son los tres siguientes, aunque recomiendo el navegar por la Web para que cada cual encuentre el ideal:

Otros ejemplos de distribuidoras:

Como puede comprobar, son tan sólo algunos ejemplos, quizás los más generales. El encontrar cada cual su distribuidora, su portal, en el que poder colgar su libro, depende del esfuerzo que se esté dispuesto a hacer. De hecho, cuanto más nos movamos, más posibilidades habrá de tener éxito.
Por ello, le recomiendo entrar en este enlace, para motivarse viendo el ejemplo de otros autoeditores que lo han logrado. Una de las claves fue la diversificación y el “bombardeo en todos los frentes”:

Si se fija usted, no hago mención de editoriales. La lista, tan sólo en España, sería casi infinita.
Dado que se trata de una guía de autoedición, doy por descontado que hemos renunciado, al menos por el momento, a llamar a esta puerta (quizás ya lo intentó antes).
Busquemos darnos a conocer por nosotros mismos y, quien sabe, quizás alguna de ellas nos llame un día a la nuestra.

No hay que descartar el enviar ejemplares gratuitos, bien escritos o bien en formato digital (hay quien sólo quiere los primeros) a personas que tienen un blog o una Web en la que van haciendo una reseña de los libros que van cayendo en sus manos.
Son bastantes las personas que se dedica a ello. Por eso, una vez buscada y encontrada una, hay que intentar ver qué otros blogs sigue esa persona y que enlaces pone a sitios parecidos al suyo. Es importante conocer el número de seguidores que tienen, pues eso nos indicará cuántas personas suelen leerle. Lograr una buena crítica, atraerá a más lectores-compradores potenciales, por eso considero que no es dinero perdido.
Como siempre hasta ahora, la educación y la amabilidad seguirán abriéndole las puertas. La falta de humildad o los malos modos, tan sólo se las cerrarán.
Unos ejemplos:

Ha llegado el momento: a vender (IIIª PARTE)

Si vamos a la edición escrita, debemos tener una ligera idea de qué queremos hacer con los libros: ¿distribuirlos mediante empresa o personalmente?
La ventaja del primer supuesto es que ellos se encargan de todo. Si es una distribuidora local, llegará al entorno. Si hemos mandado imprimir muchos libros y queremos a nivel nacional, habrá que estar a lo que nos digan. En cualquier caso, este modo de llevar los libros a la calle reduce enormemente los poco beneficios que quisiéramos tener, ya que cobran en torno al 50% del precio de venta al público (25% para el librero y 25% para la distribuidora –o como lo tengan pactado).
Un ejemplo: si tenemos un libro de trescientas páginas y nos ha costado cuatro euros cada uno, sabiendo que la distribuidora se quedará con ese margen tan grande, quiere decir que con el libro a ocho euros, y si vendemos todos, pagaremos la edición. Pero si no los vendemos, lo tenemos cada vez peor.
La desventaja es que las grandes distribuidoras no suelen comprometerse con los autoeditores y, cuando lo hacen, piden muchos libros para tener en stock, lo que obliga al autoeditor a imprimir grandes cantidades que a los meses pueden ver devueltos.
¿Qué hacer?

La segunda opción es mejor para los beneficios: se trata de ir tienda por tienda, negociando con el librero de turno, para que nos acepte.
Las librerías no arriesgan nada con nuestro libro (nada de nuestro dinero, sí de sus negocios en general, pues hacen un gran esfuerzo por salir adelante). Lo que hacen es recoger en depósito el libro, marcan el precio que se les indica y lo ponen a la venta.
Normalmente negocian un margen de beneficio del 25-30%, aunque si se trata de una cadena conocida, los aumentan hasta el 40%.
Este método, mucho más esforzado, nos permite obtener a nosotros un mayor margen de ganancias.
Lo ideal para hacer las cosas bien y que es algo que los libreros agradecen, es tener un bloc de albarán de entrega, con nuestros datos, los de la tienda y el número de libros que se entregan.
Al mismo tiempo, a la hora de la liquidación, el tener un bloc de facturación, es también altamente recomendable.
La liquidación o recogida de beneficios y retirada de ejemplares, depende de lo que se hable en cada librería, pero no conviene marear al personal, sino dejar que pase un tiempo.
No es bueno hacerse ilusiones, nuestro libro estará en el estante, como tantos otros. Hay que pedir que lo pongan en expositor, pero ese es un privilegio para unos pocos, los más comerciales, pues el mercado editorial está abrumado por títulos y libros, lo que hace que las obras menos conocidas se agolpen de canto. Sólo los muy interesados lo pedirán o lo encontrarán ¿recuerda usted lo que comentaba de la necesidad de un título en el lomo bien grande? Es por esto mismo.

Ha llegado el momento: a vender (IIª PARTE)


Cada uno tiene que negociar (si es que le dejan), los precios y los márgenes de ganancia, aunque mi recomendación es que no se deje llevar por el ansia de ganar dinero rápido y que se guíe por poner precios baratos, aunque le reporten menos dinero.
En cambio hay quien dice que el libro tiene un trabajo detrás (lo cual es cierto) y que hay que valorarlo y ponerle el precio que creamos justo.
Como se trata de un negocio en el que intervienen muchos, el margen final se va reduciendo considerablemente.
Un buen método para ajustar ese margen, evitando intermediarios, tanto en la venta del libro digital como impreso, es el de crear una cuenta en alguno de los portales de pago más conocidos.
Se trata de un sistema sencillo pero efectivo. Tras la promoción, se trata de captar compradores que, también como usuarios accedan a ese portal Web de pago seguro y abonen el precio por ese libro.
Desde ese momento, el autor recibe un mensaje que le indica quién ha efectuado el pago, y entonces le manda el PDF a su dirección de correo o el libro a su dirección física.

Poniendo un ejemplo sobre un PVP de un euro, en los tres portales citados abajo, los márgenes de ganancia del autor oscilan entre un 61,6% y un 72,5%, respectivamente. Como siempre, todo es experimentar:


Hay algunos portales más de pago, dado que van surgiendo poco a poco. Además, no todo el mundo prefiere el primero (que tiene muchos millones de usuarios) porque se fían más de otros. Es cuestión de valorarlo.

Ha llegado el momento: a vender (Iª PARTE)


Ahora, con todo listo, y volviendo a lo comentado de las editoriales e imprentas, debemos encontrar la oferta que más nos guste. Esta es una labor de llamadas, correos electrónicos, visitas si se puede. Hay que dedicar tiempo, pero sin pasarnos. Más de cinco ofertas pueden volvernos locos.
Hay que valorar la famosa relación “calidad-precio”. De este modo, decidiremos qué nos sale mejor o qué preferimos, si calidad media y precio medio, calidad alta y precio bajo, o calidad baja y precio bajo.
Mucho cuidado, no vaya a ser que encontremos calidad baja y precio alto. Por eso, aunque hayamos elegido, hay que procurar pedir una copia de nuestro libro.
Intentemos aprovechar las ofertas para obtenerlo gratuitamente.
Recuerde, los precios varían mucho. Las editoriales, casi todas, bajan el precio por libro cuantos más ejemplares se encargan, pero las diferencias, posiblemente con calidades similares, varían mucho. Y además, si se comparan precios de tiradas cortas de hasta trescientos ejemplares), las diferencias son notables. Puede darse el caso de que una editorial ofrezca un precio muy competitivo para una tirada de mil o dos mil ejemplares y en cambio sean precios muy caros para pocos libros, mientras que otra editorial haga al contrario.
Llegado el primer ejemplar, lo analizamos. Es un trabajo al que hay que dedicarle tiempo. Es nuestro libro. Hay que mirar si hay algo descuadrado, fallos de ortografía (aunque ya lo hubiésemos revisado antes de enviarlo), páginas movidas. Todo lo que sea un error hay que ver dónde se ha generado, si en nuestro archivo o en el de ellos. Corregir y volver a encargar otro ejemplar. Cuando ya no hay fallos, se encarga la tirada grande, pero solo entonces.

Pero claro ¿qué queremos hacer con los libros?
¿Nos lo habíamos planteado en algún momento?
Las motivaciones son variadas: para regalar a amigos y familiares, para tener mi libro en casa, para publicar un trabajo doctrinal de apenas una docena de ejemplares, para vender.
El grado de dificultad, exigencia y esfuerzo va aumentando conforme ampliamos nuestro campo de actuación y más lejos queremos llegar.

Desde luego que si son cualquiera de los primeros motivos, estamos terminando. El autor sabe hasta dónde ha llegado, no se ha gastado mucho dinero y queda orgulloso y satisfecho.
Pero en el caso de querer darse a conocer, vender y ganar algo de dinero (o al menos no perderlo), adquirir fama, o cualquier motivación parecida, el proceso, que lleva buen camino, todavía tiene varios obstáculos que saltar.
Deberemos preguntarnos si lo que queremos es vender en formato físico o en formato digital (e-book).

Creo que el formato digital ofrece ventajas apreciables, como por ejemplo, la comodidad y el ahorro de no tener que imprimir los libros ni llevarlos a tiendas.
El único inconveniente que encuentro es la enorme facilidad para piratear el archivo, es decir, copiarlo, reenviarlo. Pero eso no se puede evitar. Nosotros ponemos en los créditos los derechos y las restricciones y luego, “haya cada cual con su manera de actuar”.
Quien se haya decidido a publicar su libro digitalmente, tan sólo tiene que hacer una portada en la primera página y una en la última de su texto final, porque va todo unido.
Un enlace para elegir el formato digital deseado y transformar nuestro texto primitivo, sin necesidad de instalar programas, es este:

Podrá ponerse en contacto con las grandes empresas que ofrecen sus servicios para la venta de este tipo de libros. A las dos ya citadas, que primero ayudan y luego distribuyen, habrá que sumar decenas. Algunos ejemplos de los portales más conocidas en España son:

Esto va tarde: Un texto bien ajustado

Creo que esta parte iba hace un montón de entradas, pero más vale tarde que nunca.

Es cierto. Nos hemos acostumbrado a ver los textos ajustados como lo hacen los procesadores de textos. Y el caso es que no quedan mal, pero podrían estar mucho mejor.
El procesador ajusta las líneas y va metiendo las palabras como le han programado, es decir, para que vayan entrando éstas, si no es en una línea, lo será en la siguiente.

Pues bien, lo ideal es que las líneas, además de estar “justificadas”, estén todas con la misma distribución.
Para eso, hay que habilitar una función que, al menos en el Word, se hace mediante esta ruta:
1.- “Herramientas.
2.- “Idioma”. Elegir el idioma deseado si no lo está ya.
3.- Volver un paso atrás, a “Guiones”.
4.- De entre todos los recuadros, se debe dejar sin marcar el de “División automática del documento”.
5.- Hay que marcar, ahora sí, tanto el de “División automática del documento”, como el de “Dividir palabras en mayúsculas”.
6.- Se debe dejar como está el de “Zona de división a… 0,75 cm.”.
7.- Se debe modificar “Limitar guiones consecutivos a… 3”.
8.- Elegir entre “Aceptar”, “Cancelar”, “Manual”.

Si se elige “Manual”, el procesador de textos comenzará a recomendar todas aquellas líneas en donde considera que cabe una u otra división, mediante guión, de una palabra.
Si se elige “Aceptar”, nos lo hará el procesador de textos él solo.
En el caso de que no haga nada el programa, querrá decir que en la
aprte de “Idioma”, tendrá que marcar “Predeterminar”, decir “sí” al aviso que da de posibilidad de transformar la plantilla y volver a los pasos siguientes.
Y así, de una u otra forma, una tras otra, iremos modificando las líneas y logrando un acabado más completo.

De este modo, se logra que el programa comience a ajustar el texto, mostrando una presentación correcta y haciéndonos ahorrar en espacio y, en consecuencia, en papel.
Esta es una labor sencilla, pero creo que necesaria. Hay que “coger al toro por los cuernos” si lo que queremos es un libro bien presentado y terminar repasando el trabajo que ha hecho el programa, para corregir los pocos fallos que comete.



Un esquemilla por si sirve de ayuda

El Depósito Legal

El Depósito Legal es una obligación por la que se debe depositar, en una o varias agencias públicas, ejemplares de las publicaciones, sean del tipo que sean, estén en el soporte en el que estén, por cualquier procedimiento para distribución pública, alquiler o venta.
En nuestro caso, este requisito se refiere a los libros.

Además de la sede central, sita en la Biblioteca Nacional, en Madrid, hay una delegación por cada provincia, lo que facilita mucho la labor. Anteriormente se debía acudir a una de estas delegaciones, rellenar un formulario y, de este modo, recibir el número de depósito legal, que debe constar, junto con el ISBN, en la contrapágina de la segunda página que contiene el título, al comienzo del libro. Es decir, en la página seis.
¡Atención!: Actualmente la sede electrónica ha facilitado la vida del autoeditor. Se entra en la web del Depósito Legal provincial que se quiera, se da de alta y una vez aprobada dicha alta, se pueden solicitar los libros.
En Navarra, el acceso a todos estos trámites se encuentran en:
Depósito Legal en Navarra 

En el plazo de dos meses, tiempo que se considera suficiente para poder publicar las obras, hay que entregar cinco copias en la misma oficina, para que desde allí se envíen tanto a la Biblioteca Nacional, como a la biblioteca central provincial o fondo que desde la delegación tengan contemplado.
El número de depósito legal debe constar en la página de créditos, la que sería la número seis del libro.

Se puede encontrar toda la información, en especial el cambio de normativa, que entra en vigor en enero de 2012 y que hace que el encargado de solicitar el depósito sea siempre el editor (en este caso nosotros), en el siguiente enlace:
Por fin sabemos cuáles son los trámites legales (voluntarios o no) y ahora podemos seguir la publicación.

Me regalaron mi propio libro.

Ya está hecha la portada, así que terminamos la edición de nuestro libro en Lulu.com eligiendo una sinopsis, un precio y poco más. Le damos a aceptar y nuestro libro ya está listo.

Y claro, una vez publicado su libro, lo mejor es mandar una copia para ver qué tal ha ido el proceso y así, si luego quiere más copias, ya sabe cómo quedarán, sin riesgo de sorpresas.
Muchos de los editores on-line ofrecen ofertas para encargar o enviar el primer libro gratis. Es cuestión de ir mirando en Internet y buscando opciones, para que al comienzo, antes de hacer un gran encargo, veamos cómo queda.
Algunos editores-impresores piden que, al PDF que envíe, le añada usted una impresión hecha en casa para ver si algo queda fuera de su lugar.
Aunque se puede hacer una u otra opción, en cualquier caso, considero este paso ineludible, ya que si no tenemos una referencia previa, luego pueden llegarnos los libros con algún fallo y difícilmente podremos reclamar si no podemos contrastarlo con ese encargo previo.
Las opciones de impresión llegan desde todo el Mundo. Se pueden encargar libros en Europa, América o Asia.
Personalmente recomiendo no liarse con más de tres o cuatro opciones, para no volverse locos.

Varias Web en donde poder publicar, además de Lulu.com, de Bubok.com y de Soopbook.com, y que además tienen calculadoras y tablas de precios para ese ejercicio tan sano de comparar y elegir, son:


Llevamos muchos pasos explicados, pero quedan otros tantos. ¿Ha sobrevivido hasta aquí? Eso es bueno.
Quiere decir que cree en su obra ¡Enhorabuena!

Mi consejo es encargar el libro con papel ahuesado (tono amarillento) si se trata de novelas. Es ligeramente más caro, pero la sensación cálida de la hoja se transmite al lector, haciéndole la lectura más agradable.
Para un libro con fotos, es mejor un satinado brillo o mate.
Para poco presupuesto, un papel blanco.
El gramaje (peso) de la hoja suele ser en torno al offset de 80 ó 90 gramos, aunque las ediciones baratas de las editoriales profesionales, en libros de más de quinientas páginas, usan un papel más fino, incluso llegando al “papel Biblia”.

Por barato, el mejor acabado de la cubierta es el fresado o, un poco más caro, el cosido. En ambos casos, el material es papel offset de entre 170 y 300 gramos, mejor con un laminado, brillo o mate.
Grapado o anillado es para otro tipo de trabajos, no desde luego para un libro que se precie de serlo. Si acaso uno anillado, con tapas duras y contenido de color (fotos o parecido), con papel satinado, podría arreglar en parte la mala presentación de las anillas, pero es difícil.
Las tapas duras, con el cuerpo principal cosido, es un lujo que, como todo, depende de lo que se esté dispuesto a pagar.
El hecho de añadir unas solapas a los libros, dependiendo del impresor, puede costar entre unos cien y ciento veinticinco euros por cada mil libros.

Le recomiendo las listas orientativas que Edicionesqve ofrece en su página Web para poder comparar:

¡Atrevámonos a hacerlo público!

¡Somos unas fieras! Ya tenemos nuestro libro incluso con ISBN. Ya no nos para nadie.

Ahora que lo tenemos todo bien y el libro está registrado intelectualmente podemos, siguiendo en el tutorial de "Lulu.com", elegir el que sea público. Es decir, que esté a la venta, que lo pueda localizar cualquiera a través de la web, ver su ficha y si le gusta, comprarlo.

Por lo tanto, y recordando que ya teníamos el archivo subido, nos faltaba el "continente", la portada.
"Lulu.com", ya lo dije anteriormente, tiene un tutorial de portadas bien sencillo de usar y muy útil. A mí me encanta porque tiene muchas opciones de edición e incluso puedo usar mis propias fotos.

Hablamos de una portada sencilla, a todo color, de tapas blandas (pero más consistentes que una página de dentro que viene en "offset" de 80-90 gramos) estilo "offset" de 130-150 gramos aproximadamente (puede ser algo mayor, depende de la editorial).

Y recuerdo lo que dije hace varias entradas, la portada puede ser como nos dé la gana (al igual que el título) pero, en aras de una portada correcta, tiene que llevar lo siguiente:

Portada: título del libro y nombre del autor. Juntos, separados, título arriba y nombre abajo o al revés, título mayor que el nombre (salvo que seamos muy conocidos o un poco engreidos, que entonces invertimos esta recomendación última).

Lomo: título y nombre. El título recomiendo pornerlo grande para que, en caso de que esté en una librería puesto de pie lateral, metido entre otros libros, salte a la vista y se pueda leer por parte de un posible comprador. 

Contraportada: el ISBN bien visible (ayuda a bibliotecarios y libreros) normalmente abajo a la derecha o a la izquierda ("Lulu.com" suele permitir abajo a la dereccha, junto al lomo). Una sinopsis del libro, una foto pequeña, una explicación del autor, etc. Por favor, todo atractivo, sencillo y fácil de leer.

Y recuerda lo que dije antes. Tu portada es tuya y la pones como quieras. En este caso "Lulu.com" te pone múltiples plantillas, con muchas posibilidades de disponer todos estos detalles que he contado como a tí te dé la gana.

¡Ánimo! Autoeditarte la portada es muy satisfactorio. Dale a la opción "Preparar portada lista para imprimir" y ya está. Casi hemos terminado.

TUTORIAL DE PORTADAS DE "LULÚ.COM". A MÍ ME HA RESULTADO MUY ÚTIL.


¡Maldito ISBN! ¿Y si paso y no lo pongo?

¿Queremos que nuestro libro vea la luz de la calle? ¿Que se comercialice, sea en el formato que sea?

Salvo que queramos un libro para regalar, que puede ser y es perfectamente legítimo, en principio muchos queremos publicar el libro y conseguir, por lo menos, pagar la edición mediante las ventas.
Como todo en este mundo está mecanizado, necesitamos un código de barras para las tiendas, que son nuestras aliadas en este proceso.
Y el ISBN (International Serial Book Number) es precisamente eso, un identificador de la obra con fines informativos. Pero me atrevería a decir que, sobre todo, es un instrumento para fines comerciales.
El Ministerio de Cultura tiene una base de datos en la que está registrada toda obra que se vaya a comercializar.
Es un código para tener localizada y mecanizada nuestra obra en el plano comercial, por eso, si no lo obtenemos, difícilmente nos lo aceptarán en ningún negocio, dado que para los libreros y bibliotecarios es una complicación manejar un libro sin esa numeración.

Las editoriales que así se hayan registrado (casi todas) tienen acceso directo a la Agencia de ISBN (al menos en España). En su momento solicitan un certificado digital que usan desde sus locales. Para ello, han demostrado a la Agencia que son lo que dicen ser y tienen acceso directo.
Cada vez que necesitan un número, lo obtienen on-line y ya está.
Pero nosotros, al no ser una editorial, tenemos que solicitarlo.
En España, la Agencia ISBN ha renovado sus portal Web y su modo de otorgar el número. Todo ello está disponible en:
http://www.agenciaisbn.es/Web/index.php

Básicamente lo otorgan en esta prioridad y hay que pagar una cuota por número, bien mediante tarjeta de crédito o a través del portal de pago "paypal":
- En primer lugar a las editoriales con certificado digital.
- En segundo lugar, a las peticiones que llegan por correo electrónico mediante la plantilla en Word que proporcionan en el propio portal de la Agencia. Tardan unos quince días laborales.
- En tercer lugar, las peticiones que llegan por correo ordinario. Tardan aun más tiempo.

Y como ya tenemos el ISBN, podemos ponerlo en la contraportada de nuestro libro. Ese número es nuestro. Pero ¡ojo! si un día hacemos una reedición, deberemos avisar a la Agencia del ISBN.

Del mismo modo, hay que pedir uno número por cada tipo de publicación que hagamos.
Esto se debe a que el número de ISBN va asociado a una edición concreta, por lo que si existe la edición impresa y la edición electrónica (siempre que ambas se pongan a la venta) llevarán ISBN distintos. De la misma forma, si nuestra intención es poner a la venta distintas versiones digitales (PDF, e-pub, u otras), es necesario pedirlo para cada una de ellas.

El ISBN debe ir, además de en la contraportada, en la página de créditos, la que sería la número seis del libro.


¡Que me pueden plagiar mi libro, mi idea!

Y es que todos somos muy majos y muy amigos hasta que dejamos de serlo.

De hecho, siempre recuerdo a mi profesor de literatura que, al explicarnos los movimientos literarios en España durante la segunda mitad del siglo XX siempre decía "Cela se adelantaba a todos sus colegas. Cuando uno iba a publicar un libro que marcaba un cambio de tendencia, llegaba aquel y, unos meses antes, se adelantaba". 
¿Sería un tío espabilado y se aprovecharía de lo que le contaban en las tertulias literarias?
Como ya no está, no lo podemos saber, pero el caso es que se adelantaba.

No nos puede pasar parecido pero en forma más grave: que nos roben nuestra obra.

"Los experimentos con gaseosa". Si vamos a "colgar" nuestro libro, antes debe estar inscrito.

Para ello (al menos en España), tenemos que ir a la oficina provincial del "Registro de la Propiedad Intelectual". En internet se puede encontrar la más cercana.
Tras pagar las tasas (unos 12-13 euros), y entregar una copia en DIN A-4, nos preinsciben la obra.
El papel tiene que ir a la Dirección General de Política e Industrias Culturales, en donde comprueban que la obra no está inscrita ya.
Tras unos meses, te avisan de que figura inscrita a tu nombre (con la fecha de la primera visita, la de la preinscripción).

Pues bien, basta con la preinscripción para saber que esa obra es nuestra y poder ahora, con la tranquilidad de que no se nos adelante nadie que la haya copiado, operar con el archivo en internet.
En breve cuento lo del ISBN.

 

¡A por Lulu.com!

Esta Web de autoedición de libros me gusta porque:
- El tutorial es muy sencillo. Gracias a ello, podemos practicar e investigar qué opciones de acabado nos gustan más.
- Tiene más opciones para hacer mi portada.
- Nos permite descargarnos el PDF de nuestro trabajo y portada.
- El precio no es excesivo.
- Puntualmente suelen poner buenas ofertas (descuentos, envíos gratis y otras más).

Tienen algunos fallos en la Web, es cierto. Por ejemplo, en algunas ocasiones, una mala traducción al español. Pero teniendo en cuenta que nos dejan editar el libro sin cobrarnos nada (sólo cobran la impresión y el envío), creo que no podemos pedir más.
Ojo, que lo más barato sigue siendo imprimir en una imprenta independiente, pero ahora hablamos de esta opción, la Web.
Así que entramos en www.lulu.com y lo primero que hacemos es crear un usuario. Con cuatro datos (casi nada personal), entre ellos un correo y una contraseña, ya somos usuarios.
Gracias a eso, podemos publicar muchos materiales (libros, discos, etc.), pero en este caso nos vamos a centrar en los libros.
Hay que pinchar en la pestaña "Publicar". Luego en "Libros". Y finalmente en "Comenzar a publicar".

Primera opción: ¿tapa dura o tapa blanda?. Los humildes elegimos la blanda, que es la más barata y que queda muy bien. Pero ojo, lo ideal es tapa dura y con sobrecubierta. Eso es "lo más de lo más" en calidad y presentación.

Segunda opción: Título y nombre. No importa que no sea el final, es para el proyecto que iniciamos. Luego, en el tutorial de portada, nos sugerirá el que hemos puesto aquí, aunque lo podremos cambiar.
Nos da, además, tres opciones: privado, público y para editar con ISBN de Lulu.com.
Si seleccionamos la opción de privado, todo lo que hagamos se quedará para nosotros, podremos encargar un libro de prueba pero nadie más podrá entrar a verlo ni a encargarlo. Sirve para ir experimentando.
La tercera posibilidad, la de editar con un número ISBN que nos den ellos, sirve si no queremos complicarnos la vida. Pero, el problema es que el número que nos van a asignar es británico o estadounidense, con lo que se crea un problema de tipo fiscal, ya que nos obliga a rendir cuentas en los Estados Unidos de las ventas de nuestros libros.
Como nuestro libro ya está registrado intelectualmente, podemos elegir la segunda posibilidad, que sea público. Es decir, que esté a la venta, que lo pueda localizar cualquiera a través de la Web, ver su ficha y si le gusta, comprarlo. Nosotros, durante el tutorial, daremos nuestro ISBN y ellos lo insertan en la portada.
Recomiendo llevar el número ISBN por nuestra cuenta. Los servicios que otras Web ofertan suelen ser excesivos para lo que en realidad cuesta hacer esos trámites.
Cierto que, por sus precios, ofrecen todo tipo de servicios útiles: corrección, maquetación, depósito legal, ISBN, entre otros. Pero entonces ya no es autoedición, y este librito no tendría sentido.

Tercera opción: Papel y encuadernación. 
El papel estándar blanco es suficiente. Lamentablemente no ofrecen papel ahuesado. Este otro papel, de tono amarillento, da una sensación de libro antiguo y cuidado. Cálido a la vista. Mejor que el papel blanco. Pero, esto es lo que nos ofrecen. 
El tamaño se refiere al de nuestro libro.
Yo elijo el tamaño DIN A5, que es el que he estado trabajando con el texto. De ese modo, no tendré que modificar el tamaño del archivo. ¡CUIDADO! Elija siempre el tamaño en función de las opciones que le dan. De otro modo, el sistema ajustará el archivo y todo el interior quedará descuadrado, teniendo que rehacer su trabajo. 
En el tipo de encuadernación, por barato pero bien acabado, recomiendo el de "Pegado para tapa blanda". Es una cola que unen todas las páginas. No suele dar problemas aunque se fuerce mucho el libro y se abra del todo. El sistema de colado ha evolucionado mucho y ya no se seca y cuartea con el paso del tiempo, cayéndose la hojas, como antes.
La encuadernación mediante engrapado o espiral supone, en mi opinión, un remate de libro barato pero muy poco elegante, no muy correcto para un libro de lectura. Estas encuadernaciones sirven para trabajos, cuentos infantiles, revistas, etc.
Y por último, elijo imprimir en blanco y negro, salvo portadas "a todo color", que van incluidas en el precio. Quien tenga un libro con colores en el interior, podrá elegir esa segunda opción. De nuevo, que esté dispuesto a pagarlo.
Estas son las opciones más baratas de impresión para obtener un libro convencional.

En la siguiente fase, el tutorial nos pide el archivo que contiene el libro. El trabajo ya tiene que estar bien hecho para este momento. Todo bien estructurado, bien escrito y corregido. Podemos enviarlo en varios tipos de archivo: RTF, DOC, entre otros. El sistema los convierte todos a PDF de alta calidad, el necesario para la impresión.
Seleccionamos el archivo y le damos a añadir, lo prepara y ya está listo para imprimir. Sólo falta el continente, la portada.

Lulu.com, ya lo dije anteriormente, tiene un tutorial de portadas bien sencillo de usar y muy útil. A mí me encanta porque tiene muchas opciones de edición, pudiendo incluso usar fotos traídas.
Hablamos de una portada sencilla, a todo color, de tapas blandas (pero más consistentes que una página de dentro que viene en "offset" de 80-90 gramos) estilo "offset" de 130-150 gramos aproximadamente (puede ser algo mayor, depende de la editorial).
Y recuerdo lo dicho anteriormente, la portada puede ser como usted quiera (al igual que el título) pero, en aras de una portada correcta, tiene que llevar lo siguiente:
- Portada: título del libro y nombre del autor. Juntos, separados, título arriba y nombre abajo o al revés, título mayor que el nombre (salvo que seamos muy conocidos, en cuyo caso no necesitaríamos autoeditarnos).
- Lomo: título y nombre. El título recomiendo ponerlo grande para que, en caso de que esté en una librería puesto de pie lateral, metido entre otros libros, salte a la vista y se pueda leer por parte de un posible comprador. 
- Contraportada: el ISBN bien visible (ayuda a bibliotecarios y libreros) normalmente abajo a la derecha o a la izquierda (Lulu.com suele permitir abajo a la derecha, junto al lomo). Una sinopsis del libro, una foto pequeña, una explicación del autor, etc. Por favor, todo atractivo, sencillo y fácil de leer.

Y recuerde lo que dije antes. Su portada es suya y la pone como quiera. En este caso Lulu.com ofrece múltiples plantillas, con muchas posibilidades de disponer todos estos detalles que he contado como a usted le plazca.
¡Ánimo! Autoeditarse la portada es muy satisfactorio. Déle a la opción "Preparar portada lista para imprimir" y ya está. Obtendrá algo parecido al siguiente ejemplo.